Usted está aquí

Back to top
La Saeta

video_obra

Tesoros Cajasur:

La Saeta, Julio Romero de Torres

Esta pintura, que se expuso por primera vez en el Majestic-Hall de Bilbao en 1918, reúne en su composición un conjunto de emotivos sentimientos que derivan de la devoción popular, ya que en ella se describe uno de los aspectos sentimentales más arraigados en el sentimiento cordobés. En principio, la composición nos muestra un fondo urbano donde aparecen la silueta de dos edificios religiosos, ante los cuales figura una procesión de Semana Santa en la que una multitud acompaña al paso del Cristo del Esparraguero y a otro paso con la Virgen de los Dolores.

La escena está dominada por la presencia de la figura de una bella joven rigurosamente vestida de negro y con mantilla, arrodillada en un reclinatorio, en actitud de ofrecer una plegaria cantada que se define en las notas de una saeta. La letra que posee este doliente cántico ha de aludir, sin duda, a los padecimientos sufridos por Cristo y la Virgen en el trance de la pasión y la compasión que estos sufrimientos suscitan en la humildes gentes. La letra de la saeta que se canta señala “Oh, Santo Cristo de Gracia/ vuelve la cara hacia atrás./ Dale a los ciegos, vista/ y a los presos libertad.”

En la composición el artista ha captado perfectamente el sentido de la saeta, y por ello recoge la figura de cuatro personajes populares que rodean a la mujer que entona la plegaria cantada y que están descrito en la presencia de tullidos, ciegos, enfermos e incluso un preso con sus manos encadenadas, que a través del patético canto, esperan alcanzar alivio y consuelo para sus aflicciones corporales y espirituales. La figura femenina que protagoniza esta escena, fue la modelo Amalia Fernández Heredia, conocida popularmente en Córdoba como Amalia, la gitana.

03_obra_1000

Título: La Saeta
Artista: Julio Romero de Torres  (1874–1930)
Fecha: 1918
Técnica: óleo y tempera sobre lienzo
Dimensiones: 166 x 161 cm

Curiosidades

03_curiosidad_ciego

Azulejo

La Saeta es un poema pictórico de la ciudad de Córdoba. Julio Romero lo pintó con la intención de posicionarse en el mercado de arte extranjero, pero antes de venderlo, lo presentó a la ciudad abriendo las puertas de su propio estudio. Tanto gustó a los cordobeses que, para recordarlo, tras ser vendido en Argentina, el ceramista Manuel Vigil-Escalera Díaz, amigo del pintor, realizó en 1921 un retablo cerámico que reproduce esta imagen. El azulejo fue colocado en la fachada de la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, en la Plaza de Capuchinos, donde aún podemos disfrutarlo.

03_curiosidad_gitana.jpg

La gitana

“El pintor de La Saeta”, apodo que adoptó Julio Romero de Torres tras la fama que le dio esta obra, tuvo una extensa relación artística con su modelo Amalia Fernández Heredia, “La gitana”. Ella es la figura central de La Saeta y de otras de las mejores obras del artista cordobés. Aunque llegó a tener mucha fama, Amalia nació y murió pobre: según iba envejeciendo, Julio perdía interés en ella, pintándola solamente en los fondos de sus obras.

03_curiosidad_preso

El esparraguero

En el fondo de la obra podemos ver un paisaje arquitectónico inspirado en la ciudad de Córdoba, y una procesión, la de la Hermandad del Cristo de Gracia. La imagen titular de esta cofradía, conocida como El Esparraguero, llegó a Córdoba en 1618. Fue fabricado por indígenas mexicanos en la ciudad de Puebla de los Ángeles. Al igual que muchas de las imágenes que tienen esta procedencia, está fabricada en pasta de maíz, material delicado pero muy ligero.

03_curiosidad_reclina

El reclinatorio

Julio Romero tomó los elementos más representativos de Córdoba para componer esta pintura. No se olvidó de uno de los comercios más prolíficos de nuestra ciudad: la platería. El reclinatorio sobre el que se arrodilla la gitana lo tomó de la Virgen de los Plateros pintada por Valdés Leal. Esta virgen fue un encargo del gremio de plateros de Córdoba y durante mucho tiempo estuvo expuesta en la antigua calle Pescadería de Córdoba (actual calle Cara), donde podemos visitar los Baños árabes de la Pescadería, declarados Bien de Interés Cultural.

El autor

03_autor_julio

Julio Romero de Torres posa en su estudio en Córdoba. Fotografía, h. 1914

Julio Romero de Torres

Nace en Córdoba el 9 de noviembre de 1874, en la vivienda anexa del Museo Provincial de Bellas Artes.

Hijo de Rafael Romero Barros, pintor que se dedicó principalmente al género de paisaje y escenas costumbristas y que llegó a ser director de la Escuela Provincias de Bellas Artes, entre otros cargos de importancia, de sus ocho hijos será Julio, junto a Rafael y Enrique quienes sigan sus pasos. A Julio le llegará su primer reconocimiento como una mención honorífica obtenida en la Exposición Nacional de Bellas Artes celebrada en el palacio del Retiro en 1895 con la obra “Mira qué bonita era!”, a partir de ahí se presentará a numerosas exposiciones y muestras de pintura obteniendo premios y menciones tanto a nivel nacional como internacional.

Hacia 1915 es ya un artista de renombre y cotizado que establece estudio en Madrid, pero su vinculación con Córdoba es tal, que es muy común la presencia de la ciudad en sus cuadros, esta característica, junto al simbolismo de sus composiciones son seña de identidad de su pintura. En 1930 morirá Julio Romero a los 55 años por una enfermedad epática, y dos años después se creará el museo que lleva su nombre.

Contexto histórico

Julio Romero de Torres (1874-1930) es el pintor por excelencia de la identidad andaluza. De familia acomodada y de artistas, es coetáneo de artistas como Joaquín Sorolla, y aunque hay coincidencias en las obras de estos dos artistas, como la dedicación a la pintura naturalista y costumbrista en certámenes y exposiciones, Julio Romero no se acerca tanto a las vanguardias parisinas, sino que sigue los impulsos orientalistas del romanticismo y encuentra una gran fuente de expresión en la pintura simbolista. 

Julio Romero se movió entre los grupos culturales de la época: estableció gran relación con la Generación del 98 y artistas reunidos en la capital. Sin embargo, cuando llegaba a Andalucía cambiaba de ambiente y se codeaba con toreros como Guerrita o Machaquito y flamencos como La Niña de los Peines.

Así, en el centro de esta vorágine cultural crea a la Musa Gitana. Julio Romero pintó a las clases más bajas de la sociedad, llegando a ser tachado de inmoral. Logró definir la estética de la mujer andaluza y ensalzar su belleza. Pintó a la mujer de la calle, morena, de ojos profundos. Esta contrasta llamativamente con otros retratos a personas de clase alta, como el de la Condesa de Colomera: rubia, de ojos claros, vestida lujosamente. 

Agradecimientos

Leopoldo Izquierdo Fernández, Director Fundación Cajasur y Director Palacio de Viana.
Miguel Vázquez Arjona, Director de Conservación del Palacio de Viana.
Soledad Sánchez Pérez, historiadora de Arte, Inania Creación Audiovisual y Fernando Sendra estudio fotográfico.

Bibliografía

- BASSEGODA, B.: Antonio Palomino y la memoria histórica de los artistas en España. Ciclo de conferencias: Arte barroco e ideal clásico. Roma, mayo-junio 2003. - Catálogo de la exposición Sorolla en negro. Fundación Bancaja. Valencia 2023. - Catálogo de la exposición “Sorolla. Arte de la luz” Museo Sorolla 14 julio 2015-18 enero 2016. - Catálogo de la exposición “Julio Romero de Torres: símbolo, materia y obsesión” Córdoba 2003. - Catálogo de la exposición: Juan de Valdés Leal. Publicaciones de la Obra Social y Cultural CajaSur. 2001 - REVENGA, P. Y PALENCIA, J.M.: Antonio del Castillo en la ciudad de Córdoba. Junta de Andalucía y Diputación de Córdoba. Córdoba 2016. - Ramírez de Arellano, ed.1983, p.404-405; Valverde, 1961, no33; Valverde, 1976, no63; Zueras, 1982, no105; Moreno, 1994, pp.60-61; Nancarrow – Navarrete, 2004, no65, p.264. - VALDIVIESO, E. Y MARTINEZ DEL VALLE, G.: La colección pictórica del Palacio de Viana. Fundación CajaSur. Córdoba 2017. - VALDIVIESO, E. Y MARTINEZ DEL VALLE, G.: La colección pictórica del Palacio de Viana. Fundación CajaSur. (2a edición no publicada)

Las Salas

Sala Julio Romero

sala_julio_01

sala_julio_02

sala_julio_03

sala_julio_04

Sala Barroca

sala_barroco_01

sala_barroco_02

sala_barroco_03

sala_barroco_04

sala_barroco_05

sala_barroco_07

sala_barroco_10

sala_barroco_09

sala_barroco_08

Otras obras

sala_otros_01

 

log-cajasur

log-fundacion

log-palacio-viana