Usted está aquí

Back to top
Adoración de los pastores

video_obra

Tesoros Cajasur:

Adoración de los pastores, Antonio del Castillo y Saavedra

Antonio del Castillo trató este tema en varias ocasiones, siendo esta una de las versiones de menor tamaño de las que realizó. Su realización puede situarse en torno a 1650, advirtiéndose que su composición incluye a personajes muy similares a los que este artista utilizó en otras representaciones de este mismo tema y de fecha aproximada.

En la escena, los personajes destacan de la penumbra que invade el portal de Belén, cuyas formas emergen merced al potente foco de luz que emana de la diminuta figura del Niño Jesús, envuelto en blancos pañales, y que señala el centro de la composición. Punto central es también la figura de la Virgen María, que complaciente contempla al recién nacido al tiempo que despliega las telas que lo envuelven para que los pastores puedan verle y adorarle.

Figura secundaria en la composición es la presencia de San José, dispuesto en segundo término en actitud recogida y serena. Contundente y rotunda es la figura del buey que ocupa la mitad izquierda de la composición en su intensión de calentar con su aliento al recién nacido.

07_obra_1000

Título: Adoración de los pastores
Artista: Antonio del Castillo
Fecha: Hacia 1650
Técnica: Óleo sobre lienzo
Dimensiones: 59 x 57 cm

Curiosidades

04_curiosidad_broches

Dibujo al natural

En estas obras podemos reconocer claramente la escenas: la Virgen y San José muestran al niño con ternura. Sin embargo, en la Adoración de los Pastores encontramos un voluminoso buey presidiendo la escena: Antonio del Castillo fue un gran estudioso del dibujo al natural. Solía realizar excursiones a aldeas y cortijos en las que practicaba el dibujo de paisajes, animales y plantas para incluirlos con maestría y precisión en sus pinturas.

04_curiosidad_cartela

Paleta de color 

Si bien Antonio del Castillo dominaba el dibujo del natural y del paisaje, la influencia tenebrista de Zurbarán hizo que no desarrollara excesivamente su paleta de color. Palomino, pintor y tratadista de arte cordobés, menciona este aspecto al comentar la pintura de Antonio del Castillo. Al final de su carrera, Antonio del Castillo conoció la obra de Murillo y entendió en ese momento que una mayor dulzura y amplitud en la aplicación del color habría dado a su obra más calidad y horizonte.

04_curiosidad_corona

Influencia

Notamos la influencia de los maestros barrocos andaluces. La figura del pastor recuerda a los "San Jerónimo" pintados pocos años antes por Ribera: la actitud orante, la posición del cuerpo y las manos, la pincelada ligera y el claroscuro parecen tomar como referencia estas pinturas.

04_curiosidad_pez

Escena nocturna

Este tema tan representado en el arte permite a los artistas jugar con el tratamiento de la luz. Mientras que el fondo y los personajes están en la oscuridad de la noche, otros elementos se encuentran fuertemente iluminados, como la estrella que guía a los pastores y, sin duda, el niño. La luz de Jesús también actúa simbólicamente como foco de luz espiritual.

El autor

02_autor_julio

Supuesto retrato de Antonio del Castillo, Rafael Romero de Torres

Antonio Del Castillo y Saavedra

Nació en Córdoba en 1616, y en esta ciudad falleció en 1668.

Hijo del también pintor Agustín del Castillo, con el que comenzará su aprendizaje, alcanzando a ser en su ciudad natal el más importante pintor en el periodo barroco. En su juventud, poco antes de 1635 debió de pasar por Sevilla donde pudo entrar en contacto con Zurbarán, pintor que dejó en su estilo una marcada impronta.

Probablemente, también cuando estuvo en Sevilla, conectaría con Juan del Castillo, quien perteneció a su estirpe aunque no puede determinarse en qué grado. Su estilo se vio muy marcado a partir del conocimiento de las estampas de Bloemaert, que lo condujeron por la senda del naturalismo.

Desde 1635 residió en Córdoba donde estuvo activo durante treinta y tres años, dedicándose a la pintura religiosa, creando un lenguaje propio de marcada personalidad que dejó huella en la pintura cordobesa durante su vida y que perduró muchos años después de su muerte, su estilo se prolongó a través de las copias y versiones de sus pintura que hicieron sus seguidores y admiradores, llegando su influencia incluso hasta comienzos de siglo XX.

Contexto histórico

El Barroco

El Barroco es el arte del siglo XVII. Cronológicamente extiende sus inicios hacia final del siglo XVI y perdura hasta la explosión del neoclasicismo en el siglo XVIII. 

La  Iglesia romana vivía una situación difícil tras la escisión del protestantismo. Para remediar este conflicto, el catolicismo siguiendo la doctrina del Concilio de Trento, hace del arte un instrumento propagandístico de las ideas de la Contrarreforma. Era necesario un estilo grandilocuente y ostentoso que moviera a los fieles a la devoción.

Las bases del Barroco están sentadas en el clasicismo anterior: el tema principal es la religión y priman el orden y la geometría. Sin embargo, la iconografía cristiana es tratada en tono teatral y efectista, fácil de comprender. El Barroco es un estilo artístico con un trasfondo ideológico y persuasivo.El Barroco es uno de los movimientos artísticos más singulares y representativos de España. El gran impulso que tomó vino dado también por una necesidad que tuvieron los últimos Austrias de disimular la decadencia de la dinastía y de distraer al pueblo español de la miseria que lo acosaba. Así, el barroco tiene un fuerte componente de propaganda cortesana e institucional.

Antonio del Castillo Saavedra fue un pintor cordobés que vivió entre los años 1616 y 1668. Pertenece a la rama naturalista del barroco representada por Caravaggio y Ribera. Este es un estilo muy dramático en el que se rompen cánones de belleza: ya no solo vemos a cristos triunfantes e inmaculadas. El cuerpo de cristo se muestra ensangrentado y herido. También la Virgen se humaniza, tan solo hay que observar la Virgen Muerta de Caravaggio.

Antonio del Castillo capta todo esto y crea unas obras en las que la luz y el movimiento son claves. Encontramos un predominio de la luz sobre el color y el dibujo.

Agradecimientos

Leopoldo Izquierdo Fernández, Director Fundación Cajasur y Director Palacio de Viana.
Miguel Vázquez Arjona, Director de Conservación del Palacio de Viana.
Soledad Sánchez Pérez, historiadora de Arte, Inania Creación Audiovisual y Fernando Sendra estudio fotográfico.

Bibliografía

- BASSEGODA, B.: Antonio Palomino y la memoria histórica de los artistas en España. Ciclo de conferencias: Arte barroco e ideal clásico. Roma, mayo-junio 2003. - Catálogo de la exposición Sorolla en negro. Fundación Bancaja. Valencia 2023. - Catálogo de la exposición “Sorolla. Arte de la luz” Museo Sorolla 14 julio 2015-18 enero 2016. - Catálogo de la exposición “Julio Romero de Torres: símbolo, materia y obsesión” Córdoba 2003. - Catálogo de la exposición: Juan de Valdés Leal. Publicaciones de la Obra Social y Cultural CajaSur. 2001 - REVENGA, P. Y PALENCIA, J.M.: Antonio del Castillo en la ciudad de Córdoba. Junta de Andalucía y Diputación de Córdoba. Córdoba 2016. - Ramírez de Arellano, ed.1983, p.404-405; Valverde, 1961, no33; Valverde, 1976, no63; Zueras, 1982, no105; Moreno, 1994, pp.60-61; Nancarrow – Navarrete, 2004, no65, p.264. - VALDIVIESO, E. Y MARTINEZ DEL VALLE, G.: La colección pictórica del Palacio de Viana. Fundación CajaSur. Córdoba 2017. - VALDIVIESO, E. Y MARTINEZ DEL VALLE, G.: La colección pictórica del Palacio de Viana. Fundación CajaSur. (2a edición no publicada)

Las Salas

Sala Julio Romero

sala_julio_01

sala_julio_02

sala_julio_03

sala_julio_04

Sala Barroca

sala_barroco_01

sala_barroco_02

sala_barroco_03

sala_barroco_04

sala_barroco_05

sala_barroco_07

sala_barroco_10

sala_barroco_09

sala_barroco_08

Otras obras

sala_otros_01

 

log-cajasur

log-fundacion

log-palacio-viana